Entre sus labios. Micreorrelato
26 diciembre, 2017
1 teoría sobre el AMOR en 21 afirmaciones.
8 enero, 2018

5 tácticas para superar las Tristezas (y algún CORAZÓN ROTO)

¿Te ha pasado de tener bajones interminables durante una buena temporada sin saber cómo salir de ahí? ¿Tienes el corazón en pausa y temes quedarte así para toda la vida? Te voy a contar las 5 tácticas que me ayudaron a superar mis bajones profundos de aquellos días en los que tenía todo, era feliz pero ni me daba cuenta.

Me di cuenta que la tristeza era una emoción como cualquier otra y por lo tanto tenía que servirme para algo, no podía ser que estuviera estancada en mí día, tras día, meses tras meses sin salir de ahi. Dado que no sabía como superarlas escapaba o buscaba estar bien, pero tarde o temprano volverían. Así que decidí hacer algo al respecto y allí fue cuando todo empezó a cambiar.

En este proceso aprendí que hay diferentes motivos por los cuales podía sentirme triste:

  • No reconocía mi vocación.

  • No estaba haciendo algo que quería hacer fuertemente, en mi caso escribir.

  • No disfrutaba a pleno de todo, es decir, salía con amigos, estaba con personas que quería pero mi sensación de “me falta algo” y sabor de la vida estaba apagado.

  • El drama cultural lo tenía hasta por las nubes.

  • Desconocía mi frondosa sexualidad a pesar de sentir placeres, orgasmos y tener amigos ;).

 Una vez que supe las razones pude empezar a actuar en consecuencia: reencontrarme con mi vocación, disfrutar de mis disfrutes, mi trabajo y relaciones ir concretando poco a poco otro presente.

Con la práctica aprendí que estar triste es positivo, me da respuestas, me pone creativa, descubro nuevas historias que contar y que uno no necesita estar triste todo un día, mes o año, que eso sucedía cuando no trabajaba mis tristezas a fondo, es decir escapaba de sentirlas pero allí estaban y que muy diferente es estar triste que estar ENVICIADO en el drama o el melodrama (tema para otro día)

Os presento las 5 tácticas para trabajar a fondo las tristezas.

Las 5 tácticas son

  1. Preguntarme: ¿De qué estoy triste? ¿Qué me gustaría hacer/tener que no hago/tengo?
    Es mi tristeza: una desilusión, un duelo, un deseo, un capricho, un melodrama o una frustración.

  2. Hacer el amor con alguien más o contigo mismo.

  3. Abrazar a alguien que quieres.

  4. Masturbarse (sobre todo cuando las razones son deseos o caprichos)

  5. Llorar como un marrano todo lo que haga falta.

Saber diferenciar entre los HECHOS y lo que hay detrás.

Muchas veces creía que estaba triste por los hechos que me acontecían pero no eran los hechos en sí, sino lo que yo interpretaba de los mismos que podía ser:

1. Quería hacer cosas y no las hacia

2. Deseaba cosas que no deseaba, terrible

3. Enfocaba en el pasado o en el futuro, es decir estaba en mis memorias o estaba pensando en lo que deseaba y no tenía todavía. No estaba centrada en el presente en disfrutar lo que ya tenia aquí.

Algo importante a la hora de trabajar las tristezas era diferenciar las TRISTEZAS del MELODRAMA. Las tristezas son una emoción, una herramienta que se puede aprovechar, en cambio el melodrama e son VICIO CULTURAL, es decir que se aprende.

¿Cómo hice con mi “corazón roto”?

Pues lo mismo.

Necesitaba saber diferenciar si se trataba de un duelo (llorar algo que ya no tenía o no iba a poder tener tal y como yo quería). Si era una desilusión, haber tenido muchas ideas y deseos que se esfumaron (un tipo de duelo al final, pero de deseos) y no olvidarme de estar alerta del MELODRAMA cultural. Ese momento en que todo parece hundirse y solo tu vas en ese barco.

Y en  todos los casos aplicar las 5 TÁCTICAS anteriormente mencionadas. Autorizarte a llorar, autorizarte a sentir, a sufrir el dolor, darte placeres y cariño para ir poco a poco superando el corazón roto.

Algo que suele doler mucho en los casos de corazones rotos es la tristeza (y el enfado) de:

  1. haberla cagado. Solución: llorar y aprender de la experiencia

  2. haberse montado ilusiones. Solución: enfadarse con uno por la farsa mental que son las ilusiones y no volver a proyectar ilusiones sino realidades sobre las personas .

  3. trabajarse el enamoramiento: cuando te encajetas con alguien que no puede ser (o no puede ser de la manera en la que tu quieres que sea. Es el capricho cuando has perdido a alguien y te encaprichas por enamoramiento pareciera que nadie más te gusta, te la pasas comparando a todo Dios con esa persona y así mi querid@ solo te mantienes en la marea negra del bajón (mejor dicho del drama)

Entonces cuando ves el remordimiento, lo que no pudo ser o cómo la has “cagado” suele irse la tristeza que era una duda o pregunta por aprender de aquella relación que no pudo ser.

¿Vosotros tenéis otras tácticas?

 Sofía.

_
Derechos y atribución de textos:  Sofía
Bajo licencia de SafeCreative protección derechos de autor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies